En estos últimos años, se ha visto en España gran variedad de corrientes liberales que ha traído consigo parejas liberales. Las parejas liberales en España son también denominadas swingers, las cuales se basan en prácticas sexuales con más libertad que las parejas tradicionales. En la actualidad, existen prácticas que persiguen una libertad más elevada a nivel sexual, que permite el disfrute máximo de esta experiencia.

¿De dónde nace el término Swinger?

Es una palabra de origen inglesa, hace referencia a las parejas que mantienen prácticas sexuales no monógamas. Esta expresión es lo equivalente a “pareja liberal” en español.  También hace referencia a la puesta en práctica de la libertad sexual en pareja de forma responsable y organizada.

¿Qué es una pareja liberal?

Son aquellas personas, denominadas swinger, las cuales perteneciendo a una relación estable, mantienen relaciones sexuales consentidas con otras personas. Dicho con otras palabras, son personas que, aun estando en una relación estable, permiten que cada uno de los miembros mantenga relaciones de tipo sexual con otros miembros de otras parejas.

Origen de las parejas liberales.

Existen ciertas dudas alrededor del origen de esta práctica. Sin embargo, hay hipótesis que apuntan a que su comienzo se originó entre los 40’s y los 70’s en Estados Unidos. Se dice que su origen podría remontarse a las agrupaciones de militares que visitaban los bares, en ese entonces, lo llamaban “intercambio de esposas”.

Dichos militares, realizaban actividades en las cuales ponían a sus esposas a la disposición de otro participante. Una de las prácticas más famosas se basaba en colocar cada una de las llaves de sus habitaciones (en donde se encontraban sus mujeres) en un sombrero, y cada uno escogía una llave al azar, intercambiando así el propietario y, por ende, las esposas.

Por supuesto, esta práctica se basaba en la sumisión de la mujer y, también, en un sometimiento impuesto. Con el tiempo se fue modificando, logrando, sin sumisiones ni imposiciones, un acuerdo entre ambas partes de una relación donde se permita tener relaciones sexuales con miembros ajenos a la relación.

¿La práctica de las parejas liberales es lo mismo que el intercambio de parejas?

Hay muchas formas de vivir y de practicar el concepto Swinger, el intercambio de pareja puede ser una opción pero no una obligación en este estilo de vida. Por lo tanto, no es correcto confundir ambos términos.

Características más destacadas del estilo de vida de las parejas liberales

  • Se trata de personas que conforman una relación estable y se permiten mantener relaciones sexuales con otros miembros de otras relaciones
  • Los actos realizados son completamente acordados entre cada una de las parejas, por lo tanto, sus limitaciones pueden variar.
  • Los actos siempre se realizan en presencia de ambos miembros de la pareja, es decir, siempre existe la participación de ambos miembros ya sea de forma pasiva o activa.
  • Las actividades sexuales realizadas no son consideradas engaño, ya que se tiene la aprobación conjunta de cada uno de los miembros de las relaciones involucradas.
  • Si se decide realizar el intercambio de pareja, la decisión de debe ser acordada por cada uno de los miembros sin que exista nada impuesto el uno sobre el otro
  • Existe una exclusividad amorosa, no sexual.

Normas básicas para el estilo de vida de las parejas liberales.

Como hemos mencionado anteriormente, cada pareja estipula sus límites y sus normas dentro de su relación liberal. Sin embargo, esta práctica puede ser muy compleja y tiende a confundir mucho a los participantes. Siendo así, es necesario establecer ciertas normas básicas que delimitan los actos con el fin de evitar conflictos entre las parejas.

Acuerdo justo y sin presiones

Para realizar esta práctica, las parejas deben tener una buena comunicación. Este estilo de vida es una decisión que se debe acordar por ambas partes de la relación. Es importante destacar que, es completamente válido que exista un rechazo ante esta situación y debe ser respetado. Ninguna situación debe ser impuesta bajo alguna circunstancia.

Seguridad sexual

Las prácticas liberales se deben realizar de forma segura y organizada. Tener relaciones sexuales con personas sin protección puede traer enfermedades e infecciones, es necesario utilizar las medidas preventivas pertinentes para evitar el riesgo del contagio.

Sin emociones implicadas

Los swingers no consideran el acto sexual como engaño siempre y cuando no exista emociones de por medio. Esta es una de las premisas que permite que esta práctica no sea negativa para una relación, ya que existe un intercambio únicamente sexual. Nada de palabras tiernas, regalos, detalles, etc. Incluso hay parejas que no permiten besos en la boca ya que esto da una connotación romántica.

No ha de ser la única relación sexual

Los swingers entienden la necesidad del ser humano de satisfacer sus deseos por otra persona, pero siguen manteniendo la sexualidad activa en su relación. Es importante que el sexo no sólo provenga del intercambio, sino también de la relación estable.

Parejas consolidadas y estables

Para poder llevar a cabo esta práctica sin repercusiones negativas es necesario que exista una buena relación estable y consolidada. Las parejas deben ser monógamas a nivel romántico y a nivel emocional.

Posibles riesgos que corren las parejas liberales.

Mantener una relación liberal estable sin ningún inconveniente necesita mucha madurez de parte de cada uno de los miembros de la relación. Si no se cumplen las normas antes establecidas y pactadas entre la pareja, la relación puede estar en riesgo. Estos son algunos de los riesgos que se pueden presentar entre parejas liberales.

Ruptura

La pareja puede llegar a la ruptura si existen sentimientos negativos con respecto a alguna implicación con algún otro miembro, es decir, si un miembro de la pareja piensa que otra persona le da algo a su pareja que este no puede o no podrá darle, existe un riesgo de ruptura.

Implicación emocional

Por más claras que estén las reglas, cuando hay química, no hay nada que hacer. El riesgo de implicación emocional varía dependiendo de la personalidad de cada persona y lo claro que este esté de acerca del único objetivo que se persigue con esta práctica: la satisfacción sexual.

Celos

Suele ser común que, muchas parejas se sientan capaces de llevar a cabo estas prácticas, y una vez que empieza la acción, se vuelven inseguras y surgen los celos. Es importante conocer cada una de las personalidades y sobre todo ser muy honestos a la hora de acordar este tipo de prácticas en la relación.

Otros riesgos

El riesgo de que solo una parte de la relación esté animada a practicar el intercambio activamente y la otra parte no. Esto trae como consecuencia que la parte que no lo desea se sienta mal e inseguro, sobre todo, si la práctica es activa y habitual. Por esto es muy importante la comunicación entre parejas a la hora de pactar el acuerdo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>